Mama Casset Ver más grande

Mama Casset

Prólogo de Pascal Martin Saint Leon y Jean Loup Pivin

9788415303411

108

Medidas: 13x18 cm

El arte del retrato en el continente africano

Más detalles

12,50 €

El fotógrafo senegalés Mama Casset forma parte, junto a Seydou Keyta en Mali y Cornelius Augustt Azaglo en la Costa de Marfil, de una generación de fotógrafos africanos que iniciaron un glorioso periodo de retrato de estudio, género muy común hasta casi finales de los años 80.

Este ejemplar de PHotoBolsillo contiene 62 fotografías en blanco y negro que retratan a la aristocracia y burguesía de la ciudad de Dakar. En este álbum pueden sentirse los latidos de una sociedad urbana, moderna y orgullosa. Bellas mujeres, retratadas como princesas y elegantes caballeros son los protagonistas de imágenes a las que confiere un dinamismo novedoso debido a la inclinación del cuerpo o del encuadre, que ajusta en ocasiones en contrapicado. Su obra marca la estética del retrato fotográfico caracterizada por una nueva libertad y el rigor en la puesta en escena. Casset evita los decorados exóticos e instala una simple cortina privilegiando la composición de la pose y reafirmando la personalidad de cada modelo.

Mama Casset nació en Sant Louis en 1908, donde vivió hasta que tuvo 10 años. En 1918 se mudó con su familia a Dakar y dos años después se convirtió en asistente del  fotógrafo francés Oscar Lataque, un amigo de su padre. En 1925 dejó su estudio para trabajar con el fotógrafo Tennequin, director del departamento de fotografía de la AFO  (Afrique Occidentale Française), federación de posesiones coloniales francesas en África central que se extendía desde el río Congo al desierto del Sahara. Años más tarde se uniría a la aviación francesa para fotografiar el área francófona de África y tomar imágenes usadas para cartografiar el territorio.

En 1943, al término de la Segunda Guerra Mundial, Mama Casset dejó el ejército y abrió el African Photo studio en la Medina de Dakar, que se convirtieron posteriormente en uno de los más populares de la ciudad. Su trabajo como retratista fue altamente valorado especialmente por la burguesía, que encontró en él un portavoz cualificado de su identidad. Mama Casset continuó fotografiando hasta 1983, año en que se quedó ciego con 80 años. Murió en 1992, unos meses después de la inauguración de su primera exposición individual durante el Mes de la foto en Dakar.  Hoy en día tan sólo se conservan unos pocos cientos de sus imágenes ya que el gran archivo de Mama Casset se destruyó en un incendio a comienzos de los años 80. El archivo que aún se conserva está formado por preciados originales de entre los años 50 y 70 y negativos de antes de los años 80.

 

30 Productos relacionados:

Boletín





PayPal