Matador J: New Yorkers
Matador J. New Yorkers
Matador J. New Yorkers
Matador J. New Yorkers
Matador J. New Yorkers
Matador J. New Yorkers
Matador J. New Yorkers
Matador J: New Yorkers

Matador J. New Yorkers

MAT000011
En stock
70,00 €
IVA incluido * Entrega: 1 a 3 semanas
ISBN: 9788496466579

El volumen J de Matador está dedicado a Nueva York y los new yorkers, y afronta el reto de arrojar una mirada distinta sobre una de las ciudades más fotografiadas del mundo, de la mano de dos comisarios invitados que conocen muy bien el terreno, Mireia Sentís y Joaquín Gallego. De las imágenes de los años veinte y treinta de James VanDerZee a las mágicas instantáneas en color de Saul Leiter. De Silvia Plachy a Donna Ferrato, pasando por Alberto García-Alix en Brooklyn, y junto a ellos los textos de Ishmael Reed, Amiri Baraka o Steve Canon, entre otros, y la creatividad de Butch Morris en el disco que acompaña al número. Nueva York ya es Matador.

Cuaderno de Artista: Kazuko Miyamoto

 

Entrega en todo el mundo y opción de devolución.

La revista Matador llega a su volumen número 11 con la vista puesta en la ciudad más cosmopolita del mundo: Nueva York. Una urbe en permanente ebullición, que se reinventa a sí misma cada día a base de incorporar a su esencia las últimas corrientes culturales, las tendencias más punteras y las ideas más vanguardistas. Matador J es, sobre todo, un acercamiento a los habitantes de una ciudad que han hecho de esta metrópoli todo un símbolo.

New Yorkers
 deja de lado los edificios y los personajes más emblemáticos de su iconografía para fijar la mirada en las historias de las personas que han hecho de Nueva York un escenario de creación en constante cambio.


El Volumen J de Matador surgió de la visión de dos comisarios externos a la revista. Mireia Sentís, periodista y ensayista que ha vivido toda su vida en la gran manzana, y el editor y diseñador Joaquín Gallego acometieron el reto de observar a los new yorkers. No era fácil, porque si hay algo de lo que sepamos todo es de Nueva York, y eso es un gran enemigo para una revista que pretende ser original.

El volumen habla mucho de los habitantes negros de la ciudad. De su orgullo y de su prestigio. El estudio del fotógrafo James VanDerZee fue testigo de todo en los años veinte y treinta. Ishmael Reed y Bruce Keller descubren el renacimiento de Harlem y de los new negros en dos ensayos brillantes. Otro escritor, Carl Van Vechten, muestra la ebullición de la nueva clase desde dentro. Un sueño.

Hay otras miradas. Saul Leiter, una de las cumbres de la cultura norteamericana urbana, publica sus primeras fotografías en color, sugerentes y elegantes, de los años cincuenta y sesenta. Sylvia Plachy —húngara afincada en América desde hace sesenta años— muestra algunas joyas de su archivo, que alimenta a diario y ha publicado durante años semanalmente en Village Voice. Alberto García-Alix traslada su visión del mundo a Brooklyn. Donna Ferrato muestra la cara más oscura con su denuncia sobre los malos tratos.

Los textos de este volumen de Matador destacan por su profundidad, en un número con 44 autores y poco convencionalismo. El Desiderátum de Amiri Baraka, uno de los grandes y controvertidos intelectuales norteamericanos, es una buena muestra. Varios más: Pedro Pietri, Julián Jiménez Heffernan, Max KozloffBruce KellnerMassimo CacciariCatherine Coleman y Luis Moreno Mansilla. Y junto a ellos, Steve Cannon identifica a los poetas más rompedores de la escena neoyorquina actual.

Algunas otras perlas de la revista: el dosier de trabajos sobre Nueva York nunca realizados por el arquitecto Peter Eisenman, que recrea con todos ellos un número fantasma de la mítica revista Skyline, o las imágenes rescatadas por Antoni Miralda y Montse Guillén del baúl de su Internacional, aquel fantástico restaurante y factoría de arte de los ochenta por el que pasó todo Nueva York.

Como cierre, una música creada para Matador por el mismísimo Butch Moris.

El Cuaderno de Artista de Matador J corre a cargo de Kazuko Miyamoto, artista nacida en Japón en plena guerra mundial (1942) y afincada en Nueva York en 1964, con 22 años. Formada junto a Sol Lewitt, el minimalismo de su trabajo se despliega en este Cuaderno de Artista, realizado especialmente para Matador y compuesto por 24 obras donde recoge en imágenes retazos de obras suyas realizadas en escultura, danza, instalaciones o performances.

Páginas
24
Idioma
Español
Formato
30 x 40 cm
Editorial
La Fábrica
Año de edición
2005

Los clientes que adquirieron este artículo también compraron:

Hay 16 artículos más en la misma categoría

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.